Imagen Duda

DISFUNCIÓN DE INTEGRACIÓN SENSORIAL EN TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA

DISFUNCIÓN DE INTEGRACIÓN SENSORIAL EN TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA

La Teoría de la Integración Sensorial postula que el comportamiento y el desempeño ocupacional de la persona dependen directamente de la manera en la que cada uno procesa la información sensorial recibida por los distintos canales sensoriales. A parte de los sentidos que todos conocemos, existen tres sentidos primitivos (esenciales para el comienzo y la culminación del desarrollo global de la persona). Estos sentidos son: el propioceptivo, el vestibular y el táctil.

 Los niños con trastornos generalizados del desarrollo y trastornos del espectro autista, como en otras discapacidades, pueden tener una disfunción de integración sensorial. En ocasiones uno o más sistemas sensoriales son hiper o hiporesponsivos a la estimulación sensorial (del ambiente, o del propio cuerpo). Los problemas sensoriales pueden ser la causa subyacente de comportamientos como los balanceos, vueltas, aleteos, búsqueda de objetos brillantes o en movimiento, mal ajuste a las nuevas situaciones, problemas de lenguaje, etc.

Los problemas sensoriales más frecuentes en estos niños son:

  • Disfunción en el sistema táctil: reacciones negativas al ser tocados, evitan ciertas comidas texturazas, cierto tipo de ropa, se quejan cuando les lavan la cara, el pelo o les cortan las uñas, evitan mancharse las manos (barro, pegamento, pintura de dedos), usan la punta de los dedos para manipular en lugar de la mano entera. Alteraciones de la percepción del dolor.
  • Disfunción en el sistema vestibular: es hipersensible al movimiento y tiene reacciones de miedo en situaciones como columpios, cuestas, rampas, problemas para subir o bajar escaleras. O por el contrario hiposensible, y esto se traduce en búsqueda de movimientos y excesiva actividad motora.
  • Disfunción en el sistema propioceptivo: torpeza motora, tendencia a caerse, falta de control postural, problemas orientación espacial, dificultad para manipular objetos pequeños, poco control de la fuerza. Mala planificación de movimientos nuevos, de secuencias.

Para poder abordar estos problemas es importante ponerse en contacto con un Terapeuta Ocupacional con formación en Integración Sensorial que podrá orientar y dar las pautas más recomendables en cada caso y tratar las dificultades derivadas de un inadecuado procesamiento de la información sensorial.


oct 27, 2012 | Category: Area de Papás y Mamás, Autismo, Blog, Integración Sensorial | Comments: none



bottom